miércoles, 18 de marzo de 2009

ENSAYO SOBRE RSE (Responsabilidad Social Empresarial)

Existe un creciente interés por la RSC reflejado en iniciativas, organizaciones, investigaciones, seminarios, etc., a través de los cuales, se encuentran respuestas variadas para explicar el papel de la empresa en la sociedad. Si bien es cierto el tema de la RSC es de inquietud permanente, no lo es menos que aun está en un estadio de lenguaje y en algunos casos, de retórica que muestra buenas intenciones, pero carentes de sustancia.
La variada literatura acerca de la RSC no coincide en definirla de manera única, pero si puede decirse que la RSC tiene que ver con el compromiso con el comportamiento ético de las empresas, el mejor estar de los trabajadores, la preservación del medio ambiente, el desarrollo de las comunidades, la gobernabilidad y la transparencia corporativa amen de la incorporación de los proveedores en la cadena del servicio.

Otra manera de definirla, es entender que no es la RSC: es decir va más allá de una actitud filantrópica basada en donaciones a las cuales, no en pocos casos, se le busca que tenga más trascendencia de la realidad impactada en la sociedad.

Como conclusión, se trata de una perspectiva que no se limita a satisfacer al cliente, sino que se preocupa por el bienestar de la comunidad con la que se involucra. Otra interpretación la define como una modalidad de gestión empresarial que permite retribuir a la sociedad la oportunidad que ésta le da a la misma empresa de realizar en ella su actividad productiva y comercial. Es una contribución a la forma de hacer negocios de manera sostenible.

Una empresa socialmente responsable es aquella que, además de ofrecer productos y servicios de calidad, de generar utilidades y empleos y pagar impuestos, identifica los problemas que aquejan a su comunidad y propone y colabora en alternativas para su solución. En tal sentido la RSC tiene un alcance ético, en la medida que satisface el compromiso de cada empleado y de la empresa con su entorno, al tiempo que estimula el sentido de pertenencia hacia la empresa.
Tiene un alcance político, al complementar la acción de un Estado que no puede solucionar todos los problemas de toda la población y un alcance estratégico, porque estimula el posicionamiento de la empresa y de su marca en la sociedad, lo que permite generar diferencia y enfrentar de una mejor forma situaciones de crisis.

La importancia estratégica de la RSC radica en que hacia fuera de una empresa, posiciona, diferencia, fideliza y relaciona. Es necesario destacar que una conclusión ineludible es que la RSC debe ser asumida bajo un plan de acción permanente con un foco estratégico, con recursos estables y con programas de mediano-largo plazo.

La incorporación de la RSC en el diseño estratégico de la Empresa; no solo es una obligación para su crecimiento, si no que debe ser un compromiso ineludible encabezado por los accionistas e interpretado por el grupo de gerencia .

2 comentarios:

karen moreno dijo...

estoy muy deacuerdo con usted , porque me he dado cuenta que hay empresas que asen responsabilidad social solo por cumplir con esa obligacion ,pero ellos no se preguntan si la ayuda que ellos dan ala sociedad, con la responsabilidad social, si en realidad va a parar donde le corresponde llegar,ellos solo la mandan y ya,tambien pienso que deben incentivar al trabajador, para que el trabajador se anime y haga su trabajo con ganas y le demuestre fidelidad ala empresa. espero que este usted deacuerdo conmigo gacias por escucharme

MAYRA BUENDIA DE ORO dijo...

Al analizar el texto la perspectiva que me refleja es que las empresas por medio de los clientes y sus productos adquieren ganancias pero no obstante en su alrededor tienen comunidades ,sociedad, grupo de personas etc, que influyen en su abita por tanto la R.S.E. les favorece a ellos para así mejorar el convivir diario con empleo, beneficencia, suicidios,y las mejoría en el ambiente.
Otra forma a union a la R.S.E. es la economía está teniendo múltiples variaciones sobre la sociedad, el modo en que vivimos, los hábitos de consumo, la familia, el medio ambiente, pero sobre todo está impactando de forma generalizada en los modelos de gestionar las empresas. Nos encontramos en una fase en la que es preciso superar el modelo tradicional de las compañías, para alcanzar uno nuevo modelo de administración y de todas las actividades empresariales, cuyo eje central sea la visión estratégica de lo que el cliente favorece a la hora de generar un producto tanto así que forma parte de la empresa para su éxito.
'MAYRA BUENDIA DE ORO'