jueves, 25 de septiembre de 2008

ENSAYO SOBRE EPIDEMIOLOGIA DE LA DELINCUENCIA EN COLOMBIA

La violencia es un problema prioritario de salud pública en Colombia. Un alto porcentaje de las muertes se atribuyen a homicidios, los cuales son la primera causa de Años de Vida Potencialmente Perdidos. Los medios de comunicación destacan diariamente la violencia relacionada con conflictos políticos y el narcotráfico, pero en realidad, se estima que estas dos causas no explican más del 20% de los homicidios. La mayor parte de las lesiones no fatales se atribuyen a "violencia común" (riñas o atracos). En una alta proporción, los hechos violentos se presentan en la calle, la identidad del agresor es desconocida, y el motivo es atribuido a robo o "ajuste de cuentas". La gran mayoría de los delitos son cometidos por hombres; el 64.5% de los delitos son cometidos por personas menores de 30 años y el 18.2% son cometidos por personas menores de 20 años. Este problema se concentra en las ciudades grandes e intermedias. Por todo lo anterior, este trabajo se centra en el problema de la delincuencia común.

Sin desconocer la importancia de problemas estructurales como la pobreza, la inequidad, marginalidad, procesos de urbanización y ciertas características culturales en el desarrollo de la violencia, así como factores situacionales que puedan precipitar su expresión, este trabajo se centra en factores individuales y familiares que hacen que algunos, dentro de ciertas condiciones socioeconómicas y culturales, transgredan la ley, mientras que otros en la mismas condiciones no lo hacen.

Con el fin de explorar este fenómeno en Colombia, en un estudio de tipo cualitativo realizado en Bogotá, se buscaron factores que ayudaran a hombres jóvenes a "salir adelante en la vida", a pesar de crecer en condiciones adversas (violencia intrafamiliar, abandono o problemas económicos graves). Para ello, se realizaron historias de vida para comparar hombres delincuentes con no delincuentes, todos igualmente expuestos a las condiciones adversas. Los resultados del estudio permitieron identificar tipos de delincuentes, así como posibles factores de riesgo y factores protectores que sirvieron de base para el estudio actual.

El término delincuencia es un término legal. Según la ley, un delincuente es aquel que transgrede (por acción u omisión) el código penal, el cual abarca el conjunto de acciones que atenta contra la tranquilidad y el bienestar social. Entre las transgresiones más comunes se encuentran las lesiones a personas (incluido el homicidio), y delitos contra el patrimonio (hurto, atraco, extorsión, estafa y daño a bienes ajenos). La delincuencia está íntimamente relacionada con el comportamiento; la agresión es un rasgo de la conducta antisocial. No parece haber mayores diferencias en cuanto a las características de la niñez, adolescencia o edad adulta entre delincuentes involucrados en delitos violentos frente a los no violentos. Más bien, el delito violento (lesión a otro, atraco, robo a mano armada) surge como un evento casual dentro de una larga carrera delincuencial.

El comportamiento antisocial se ha asociado con el fracaso escolar, consumo temprano en cantidades altas de tabaco y alcohol, consumo de droga, sexualidad temprana y promiscua, inestabilidad laboral, separación y divorcio, hijos ilegítimos, violencia doméstica, infracciones y accidentes de tránsito, participación en riñas, porte y uso de armas. Más bien, éste podría ser el resultado de los efectos acumulativos de una multiplicidad de factores biológicos (genéticos y fisiopatológicos), familiares, sociales y situacionales recíprocamente interactuantes. Por otro lado, parecen existir al menos dos tipos de delincuencia, probablemente causados por distintos factores. Unos, la mayoría, de iniciación temprana y usualmente autolimitados (de desaparición con el tiempo) y otros, cuyos problemas de comportamiento inician a muy temprana edad, escalan problemas cada vez mas serios y violentos con un pico de actividad entre los veinte y treinta años, denominados "delincuentes precoces o persistentes". Este mismo patrón se observó en un estudio exploratorio sobre delincuencia en Colombia.

Aunque los delincuentes precoces son la minoría dentro de la población de delincuentes, contribuyen de manera desproporcionada a las tasas de delitos: una pequeña proporción de delincuentes (5-6%) son responsables de la mitad de los delitos reportados.

Fuente cifras: Observatorio Colombiano del Delito, ICBF, UNICEF